Sutra del Amor

Aquellas personas que quieran alcanzar la paz y la felicidad deberán practicar ser correctos, humildes y ser capaces de emplear un lenguaje amoroso.
Deberán saber cómo vivir con sencillez y felicidad, con dominio de sí mismas, sus sentidos en calma, sin ser codiciosos y sin ser arrastrados por las emociones de la mayoría.
Estas personas no hacen absolutamente nada que pueda ser desaprobado por los sabios.
Y he aquí lo que ellos contemplan:
«Que todos los seres vivan felices y a salvo, y sus corazones llenos de alegría.
«Que todos los seres vivan en paz y con seguridad, tanto aquellos que son débiles o fuertes, grandes o pequeños, visibles o invisibles, próximos o lejanos, ya nacidos o por nacer. Que todos moren en la perfecta tranquilidad.
«Que nadie haga mal a nadie o tome la vida de otros seres. Que nadie, por cólera o malevolencia, desee mal o sufrimiento a otros.
«Cómo una madre que ama y protege a su único hijo arriesgando su propia vida, así debemos cultivar la bondad amorosa y la compasión, ofreciéndolas a todos los seres vivos en todo el cosmos. Dejemos que nuestro amor infinito penetre en todo el universo, arriba, abajo y en derredor. Nuestro amor no sabrá de obstáculos. Nuestro corazón estará completamente libre de todo odio o resentimiento. Ya sea que estemos de pie o sentados, tumbados o andando, en tanto que despiertos, debiéramos de mantener esta plena consciencia del amor en nuestro propio corazón. Esta es la más noble manera de vivir.

«Libres de toda visión incorrecta, codicia y eliminando progresivamente los deseos sensuales y el apego, llevando una vida sana y realizando la Perfecta Comprensión, aquellos que practiquen el amor infinito, ciertamente trascenderán el nacimiento y la muerte. » (CC)

Metta Sutta, Sutta Nipata I

(Texto extraído del libro “Plum Village – Chanting and Recitation Book {Discourse on Love}”; traducción libre de Eduardo Drot de Gourville, para Sangha del Buen Ayre, 2017).

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail