Sutra de la felicidad

Así le oí a Buda enseñar un día, mientras residía todavía en el monasterio de Anatapindika, en el parque de Jeta no lejos de Sravasti. Ese día, tarde a la noche, una deidad apareció y visitó a Buda. Su belleza y su resplandor iluminaron todo el parque. Después de haberse inclinado ante Buda con respeto, la deidad le hizo una pregunta en forma de poema:

“Numerosos dioses y hombres desean saber
cuales son las más grandes bendiciones
aquellas que proporcionan una vida verdaderamente apacible y feliz.
Por favor, Tathagata, nos darías esa enseñanza?”
He aquí la respuesta de Buda:
“No asociarse con los tontos,
vivir en compañía de personas sabias,
honrando a los que son dignos de ser honrados;
esta es la más grande de las felicidades”.
“Vivir en un buen ambiente,
sembrar buenas semillas,
y saber que estás en la senda correcta;
esta es la más grande de las felicidades”.
“Tener la oportunidad de aprender y crecer,
ser habilidoso en tu profesión u oficio
practicando los preceptos y el habla amorosa;
esta es la más grande de las felicidades”.
“Poder atender y dar apoyo a tus padres,
amando a tu propia familia,
tener una vocación que te trae felicidad;
esta es la más grande de las felicidades”.

“Vivir honestamente, siendo generoso en el dar,
Ayudar a parientes y amigos,
viviendo de manera irreprochable;
esta es la más grande de las felicidades”.
“Abstenerse de hacer el mal,
no caer en el alcoholismo y las drogas,
hacer el bien, diligentemente;
esta es la más grande de las felicidades”.
“Ser humilde y educado en nuestras maneras
ser agradecido y contentarse con poco,
no perder ocasión de aprender el Dharma;
esta es la más grande de las felicidades”.
“Ser perseverante, permaneciendo abierto a los cambios,
tener un contacto regular con los monjes y monjas,
participar con todo el corazón en las discusiones del Dharma;
esta es la más grande de las felicidades”.
“Vivir diligentemente y en plena consciencia,
para aprender las Nobles Verdades,
y así experimentar el Nirvana;
esta es la más grande de las felicidades”.
“Vivir en la sociedad
sin tener el corazón perturbado por ella,
con todo sufrimiento extinguido, viviendo en verdadera paz”
Esta es la más grande de las felicidades”.
“La persona que consigue vivir así
será invencible adonde quiera que vaya,
siempre estará a salvo y feliz;
la felicidad viva dentro de ella misma”. (CC)

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail