Comenzar de nuevo

Empezar de nuevo significa mirarnos profunda y honestamente en nuestras acciones, nuestra habla y pensamientos y renovarnos a nosotros mismos y nuestra relación con los demás. Podemos practicar “Empezar  de nuevo” de manera individual, en grupo de amigos o en la familia y tan a menudo como queramos.
Practicamos “Empezar de nuevo” para obtener claridad mental y para mantener nuestra práctica viva. Cuando existen dificultades en nuestras relaciones con otros practicantes o uno de nosotros se siente resentido o herido, sabemos que es hora de practicar “Empezar de nuevo”. El siguiente texto es una descripción de los cuatro puntos de la práctica “Empezar de nuevo “que aplicamos en una reunión formal. Una persona habla y no se le interrumpe. El otro practicante sigue su respiración y escucha profundamente.

Regar las flores. Es una oportunidad para compartir nuestro aprecio hacia la otra persona. Podemos mencionar algo que la otra persona ha dicho o hecho que nos haya inspirado o algún gesto que admiramos.  Es una oportunidad para iluminar las fortalezas de la otra persona y su contribución a la sangha como miembro valioso, animando el crecimiento de sus cualidades positivas.

Compartir nuestro pesar. Podemos hablar de torpezas en nuestras acciones, habla o pensamientos por las  cuales aún no hemos tenido ocasión de pedir perdón.

Expresar un daño. Podemos compartir como nos sentimos heridos por las acciones, palabras o pensamientos de otra persona de la sangha (Para expresar una herida deberíamos primero regar las flores de la otra  persona compartiendo las cualidades positivas que hemos podido observar en ella o en él. La práctica de  expresar una herida se suele hacer entre dos personas en vez de compartirlo con todo el grupo. Si lo deseas,  puedes pedir la presencia de una persona de mutua confianza).

Compartir una dificultad muy arraigada y pedir ayuda. A veces afloran dificultades y sufrimientos de nuestro pasado que nos afectan en el presente. Cuando compartimos un problema que nos afecta podemos abrirnos a  la sangha permitiendo que nos den la ayuda que realmente necesitamos. La práctica de “Empezar de nuevo” ayuda a desarrollar nuestra habla amable y nuestra escucha compasiva.

“Empezar de nuevo” es una práctica de reconocimiento y aprecio de los elementos positivos dentro de nuestra sangha. Por ejemplo, podemos darnos cuenta de que nuestro compañero de habitación es generoso al compartir sus puntos de vista y otro amigo es cuidadoso con las plantas. Reconociendo los rasgos positivos de los demás nos permite también ver nuestras propias cualidades.
Al lado de estos buenos rasgos, todos tenemos puntos débiles, como por ejemplo dejarnos llevar por la rabia o  quedar atrapados en percepciones erróneas. Cuando practicamos “regar las flores” ayudamos al desarrollo de  las buenas cualidades de cada uno y al mismo tiempo ayudamos a debilitar las dificultades en la otra persona.
Como en un jardín, cuando “regamos las flores” amorosamente y con compasión hacia nosotros, también  debilitamos el crecimiento de las malas hierbas como rabia, celos y percepción errónea.  Podemos practicar “Empezar de nuevo” cada día expresando nuestro cariño hacia nuestros hermanos y  hermanas, disculpándonos inmediatamente cuando hacemos o decimos algo que los hiere. Sutilmente podemos  indicar a los otros cuando ellos a su vez nos han herido. La salud y la felicidad de toda la comunidad depende  de la armonía, paz y alegría que existe entre cada miembro de la sangha.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail